Paragram Co
Branding, Diseño Web y Social Media

Lecciones sobre emprender y porqué cambiamos nuestro proceso

Paragram-Studio-Santo-Domingo-1-2.jpg

Entra un nuevo año y con él cambios de todo tipo. Cada vez hay más proyectos hermosos en funcionamiento, más personas tomando las riendas de su vida y optando por el "camino difícil". Con tanto ruido en el mercado, la identidad de una marca es más importante que nunca.

De aquí que en este mes de Diciembre, aparte de correr de aquí para allá cerrando proyectos y probar distintos sabores de ponche, nos sentamos a evaluar nuestro proceso de branding y nuestra marca como tal, para ver dónde podíamos ajustar y poder ofrecer un servicio de branding más personal y completo.

Les confieso que no fue nada fácil con las fiestas y los canes, ¡pero creo que lo logramos! Debajo les dejo lo que aprendimos en este año y cómo ajustamos acorde a esto.

Lo primero que concluí amerita su propio blogpost, pero igual les contaré un poquito:

No todos los caminos deben ser iguales y no existe una definición general de éxito.

Esto me tomó un poco más de tiempo entenderlo de lo que debería. Mi definición de éxito no es igual a la del vecino de al lado, ni debe serlo. El propósito de emprender es de cada uno, y por ende, cada camino es completamente diferente.

Se dan oportunidades para crecer, pero parte de conocerse es saber cuáles te ayudarán a crecer en la dirección que estás buscando. En nuestro caso, tuvimos que tomar decisiones en cuanto al cúmulo de trabajo y al tamaño del equipo. Sonaría como que la respuesta obvia debe ser contratar más personas para lograr más y así crecer… pero no fue así.

Como emprendedora, descubrí que amo lo que hago y delegar casi todo el proceso de diseño me quitaba la ilusión de levantarme de la cama cada día. Soy diseñadora antes que emprendedora y el solo gestionar la parte administrativa ¡me estaba drenando!

Recortar personal, diseñar un sistema de trabajo que se adaptara a mi y crecer de otras maneras (tal vez no tan convencionales) resultaron ser ese respiro que me estaba haciendo falta. Este año no me averguenzo de aceptar que somos un estudio pequeño, de tres personas, que hasta ahora, son más que suficientes y logran cosas geniales juntos. Los resultados son nuestra forma de crecer.

Lo segundo que concluí es que:

El tiempo es relativo y hay que saberlo usar.

No es un notición, la verdad, pero siento que por más que lo sepamos no lo procesamos.

Finalmente lo acepté. ¡La jornada de ocho horas es imposible! Y no porque sean demasiadas horas, sino porque no siempre estamos al máximo de productividad para sacarle el jugo a todas.

Aprendí que muchas veces sucederán cosas que nos tumbarán todos los ánimos de seguir trabajando y que tomarse el resto del día para recargar no es un pecado. Total, con el ánimo por el suelo no se logra nada y al otro día estoy frustrada y cansada, lo cual solo se convierte en un ciclo eterno de agotamiento.

Calendarizar mi tiempo me ha permitido rejugar las tareas en esos días que inevitablemente no doy para más. Y ni hablar de los días en que me agarra el virus de turno o se empeora mi condición. (No es como que pueda llamar enferma al trabajo, jeje)

Finalmente, concluí que:

Cuando tienes una marca que habla por ti, el trabajo es mucho menor.

Comparé mis tareas de principio de año con las más recientes y me di cuenta de que a hacer marketing le estaba dedicando cero horas con cero minutos. ¿Lo mejor? Seguían llegando clientes.

Ni idea de en qué momento me olvidé por completo de mi propia presencia, al punto en que en Instagram estaba posteando de cada año un día.

Aunque era algo que estaba buscando desde el principio (que el negocio caminara solo), igual me sorprendí de lo mucho que incide un post en Instagram o una aplicación del logo. La gran mayoría de esos leads llegaban por Instagram y tomaban la decisión de contactarme al ver "lo limpia que se ve la página" o lo "sencillo y elegante que se ve el logo".

No me cabe ninguna duda que la presencia en la web es una herramienta poderosísima que cuando invertimos en ella, nos devuelve la inversión multiplicada por diez. Eso busco lograr en cada branding y cada diseño web que sacamos a la luz para nuestros clientes. Por lo que reestructuramos nuestro servicio de branding realizando los siguientes cambios:

  • El proceso toma menos tiempo (de seis a cuatro semanas) pero solo trabajaremos un branding al mes lo que nos permite dedicarle todo el tiempo que se merece. Además, asi no perdemos impulso, teniendo una reunión de revisión semanal en el día que más te convenga.
  • Ya no realizaremos rondas de revisiones sino que le dedicaremos toda una semana a los retoques; eliminando el estrés de resumir todo en dos vueltas nada más y dejando que las cosas fluyan, logrando mejores resultados.
  • Estaremos resumiendo los documentos de exploración de marca para dejarles un documento más conciso, propicio y digerible.
  • Las cuatro semanas tienen en sí mismas entregables específicos para que siempre sepas qué esperar de nuestra parte.

Si quieres saber más de nuestro proceso o sobre nuestras consultas personalizadas, escríbenos a hello@paragramandco.com. Estamos agendando el año 2018 con una menor cantidad de cupos pero con más cariño, más ganas y más emoción. ¡Conversemos!