Paragram Co
Branding, Diseño Web y Social Media

Como una asesoría puede cambiar el curso de tu proyecto

asesoria-emprender-negocios-pymes-consulta-ayuda-asesor-asesorar-santo-domingo.jpg

¿Con quién conversas tus ideas de negocio?

Gran parte de ser emprendedor es dar forma a las ideas que se encuentran en tu mente y muchas veces estas ideas tienen semanas, meses o hasta años lentamente formándose en las profundidades de tu cerebro.

De aquí que empezamos a lanzar comentarios por aquí­ y por allí en búsqueda de validación y apoyo. Entramos en un proceso de refinación de la idea sin tomar acciones.

Hay distintas formas de empezar. En el emprender no hay un camino definido y cada uno toma vías según sus herramientas, su condición y su entorno.

  • Existen los que prefieren empezar dando pasos pequeños, tanteando el mercado, y no desean realizar inversiones fuertes de entrada.
  • Existen los que se van por empezar con todo como manda la ley, y realizan todo el proceso abriendo al público cuando están 100% listos.
  • También, aunque no parezca, existen mezclas, que optan por empezar de manera formal pero pequeño, creciendo a cuentagotas.

Cada emprendedor traza su camino a su modo, entonces, ¿cómo saber por dónde empezar?

Es cuestión de hacerte las preguntas correctas, codearte con personas adecuadas y empaparte lo más que puedas de cómo funciona el mercado.

Las preguntas correctas

Lo primero es que los seres humanos tendemos a vendernos lo que queremos comprar. El famoso auto-sabotaje es tan escurridizo, que nos damos cuenta de que nos engañamos a nosotros mismos solo si entramos en un proceso de auto-análisis o si las cosas van muy muy mal.

Es por eso que, por más que queramos creer que a) nos hacemos las preguntas correctas y b) tenemos las respuestas indicadas, hay una alta probabilidad de que estemos justificándonos para lograr nuestro cometido.

El incluir a un tercero que no está ligado a nosotros, que tenga experiencia y que sea naturalmente una persona objetiva y analítica, nos ayuda a minimizar el riesgo de trabajar en base a una versión editada de la realidad.

Eligiendo un asesor

Quien nos ayude a poner nuestros pensamientos en orden, a sopesar decisiones y finalmente, a poner todo en marcha, debe ser alguien que sobretodo nos haga sentir cómodos.

En esta era, podemos conocer mucho de una persona por medio de las redes sociales y los blogs. Atrás quedaron los días de ir a donde un especialista o profesional a ciegas o solo basándonos en una recomendación de un amigo.

Si esa persona te hace sentir en confianza con lo que publica y deja ver de si­ en las redes, es una buena señal. Cuando se emprende, más que a un profesional estás buscando a un aliado que pueda ayudarte a descifrarte a ti y a tu idea, no una receta mágica.

Es importante mantener en mente que gran parte del éxito de un proyecto de emprendedurismo se atribuye a cómo el mismo encaja contigo como persona y con tu entorno. De nada te vale empezar un proyecto que no resuena con quién eres.

Cómo una consulta lo cambia todo

Las consultas o asesorías te devuelven tu inversión ayudándote a:

  • Liberar un poco de estrés. Hablar te permitirá soltar un poco de tensión, poner las cartas sobre la mesa, y dejar tus preocupaciones salir, dándote un respiro.
  • Identificar errores. Al conversarlo, podrás notar incongruencias, problemas o simplemente algo que te moleste, así­ actuarás a tiempo.
  • Ver las cosas de una perspectiva diferente. Si tu asesor tiene experiencia, te podrá dar opiniones que te hagan ver todo desde un punto de vista distinto. Esto es increí­blemente valioso pues te puede ayudar a enfocar tu idea de una manera más eficiente y sacarle más provecho.
  • Crear conexiones. Los asesores o personas que trabajan con otros emprendedores conocen a mucha gente, puede serte de gran ayuda tener un contacto a quién recurrir.

Si te sientes con dudas, confusión, o miedo, no dejes que eso te absorba. Es mejor invertir en tu paz mental, claridad y los cimientos de tu negocio.

Empezar con el pie derecho, con un norte claro, habiendo explorado las posibilidades te permite crecer sin trabas. Si no tienes capital para invertir en un asesor, trata de conversar siempre tus ideas con tu pareja, tu familia, y tus amigos. Identifica quién tiene una mente perspicaz, sensible y objetiva que pueda ayudarte a poner los puntos sobre la í­ y a conocerte como persona. Nada es más valioso que la paz mental.

Contáctanos si necesitas conversar con alguien y piensas podemos hacer clic.

¿Has visitado un asesor o tienes planes de hacerlo? Cuéntanos tu experiencia y tus opiniones en los comentarios.


TL;DR

  • Al emprender no hay forma correcta de hacer las cosas. Varía de persona a persona y se conecta con su personalidad de manera directa.
  • Para empezar a responderte la pregunta por dónde empezar, es ideal que te hagas las preguntas correctas y las discutas con un tercero para evitar auto-sabotearte.
  • El asesor ideal es aquel que te haga sentir cómodo. Este te permitirá fluir, te hará ver distintas perspectivas y te será más productivo.
  • Emprender es muy personal, ya que el proyecto será un reflejo de ti mismo y tu forma de pensar, por lo que el negocio debe resonar contigo.
  • Una buena consulta te devuelve tu inversión dándote conexiones, paz mental, perspectivas diferentes y validando tu idea.