Paragram Co
Branding, Diseño Web y Social Media

Reflexiones de un Nuevo Año

c4fd2-img.png

Contrario a lo que muchos piensan, iniciar un proyecto no es la parte difícil… es continuar

Forzarte a dar el próximo paso, y luego el próximo y nuevamente el próximo, cada día sin importar lo que suceda. El no ver la luz al final del túnel pero aún así seguir caminando. 

Este pasado año estuvo lleno de retos para nosotros; lleno de cambios, sacrificios, y mucho aprendizaje. Sin embargo, podemos levantar nuestras copas este nuevo año y celebrar que ya tenemos casi tres años poniendo nuestro granito de arena, y poniendo un pie frente al otro.

Debo confesar que si me preguntaran qué es lo que más me ha costado en este proceso, les diría que no es necesariamente dar el próximo paso, sino mantenerme fiel a quien soy y al sueño que germinó en una empresa con ya dos empleados y su propia oficina (yay!). 

Inicié con un set de valores y una misión que, francamente, no pensé iban a perdurar. El reto más grande para un diseñador es diseñar para sí mismo, y no puedo empezar a contarles cuánto me tomó darle forma a ese pequeño sentimiento dentro de mí que me repetía que necesitaba hacer esto. Quería empezar con algo elaborado, con una buena base, pero quería hacer tantas cosas al mismo tiempo.

Finalmente, frustrada, decidí que no me iba a complicar. Mantuve el logo simple, el propósito simple y, sobretodo, la mente abierta. Inicié.

A poco andar, (mentira, al año), me topé con una agradable sorpresa: Ernesto. Nunca pensé que un amigo tan cercano terminaría siendo mi contraparte, mi socio, y mi cable a tierra. A veces las respuestas a nuestras oraciones están ahogadas por el ruido y el caos de nuestro día a día. Juntos empezamos a ensamblar mejor las piezas. Cada cliente era una oportunidad de mejora y cada introducción a un interesado una oportunidad para pulir nuestra idea y nuestra presentación.

Obtener claridad (y sacudir ese sentimiento de que no sabíamos lo que hacíamos) nos tomó tiempo; horas de debates semanales, reconstruir cada día la estructura, la página web, y los procesos internos. Empezamos a educarnos, a leer libros, tomar webinars, y a estudiar a emprendedores que ya lo habían logrado. Todo buscando ese sentimiento de seguridad, ese sentimiento de que le daríamos a cada cliente lo mejor que podíamos ofrecer y de la manera más eficiente para ambos.

En ese periodo aprendí mucho sobre los negocios, pero sobretodo, aprendí mucho sobre mi misma. (No era precisamente lo que esperaba...) Aprendí que amo los procesos, evaluar riesgos, y convertir una idea en un proyecto; no solo plasmar las ideas de mis clientes de manera digital. Creció mi curiosidad y cada día me veo más envuelta en el proceso de diseñar una marca, íntegra y concisa. Evaluamos nuestra oferta, simplificamos la entrega y nos enfocamos en hacer cosas que nos apasionan.

La mejor manera de garantizar que algo te quede bien es hacer algo que te apasione.

Así que eso hicimos. 

No puedo evitar ponerme algo sentimental cuando pienso en las personas que hemos conocido durante el camino, hermosos seres humanos que estiraron su mano y confiaron en que no les dejaríamos caer. Hoy les agradecemos tanto, pues cada experiencia fue una lección para atesorar en nuestros corazones y un bloque más para continuar construyendo este sueño.

Este año 2017 es clave. Este año tenemos como misión ser embajadores de cambio. Emisarios de claridad. Conocemos la angustia y el estrés. Conocemos la confusión y el miedo. Por eso este 2017 buscamos crecer. Buscamos llevar seguridad y paz a más emprendedores, a más soñadores. 

Cuando Ernesto y yo nos sentamos hace algunos días a comer galletitas y a evaluar este pasado año, decidimos que queremos lograr en esta vuelta al menos cuatro cosas:

  • Compartir más de lo que hemos aprendido. Volver con los podcasts, videos y blogposts. Agregar cursos y workshops.
  • Sumar integrantes a nuestro equipo. Agregar un web developer y un asistente administrativo general.
  • Mejorar nuestra página web. Volverla más fácil de utilizar y más provechosa.
  • Mejorar nuestros procesos. Hacerlos más claros para nuestros clientes y con más valor agregado.

¿Cómo te trato el 2016? ¿Qué lograrás este 2017?  ¡Cuéntanos en los comentarios! Si necesitas ayuda para planificar o iniciar tus proyectos, no dudes en contactarnos para una consulta personalizada.